Inicio Noticias PGA TOUR Rory McIlroy hace 5-bajo 65 y lidera el PGA Championship

Rory McIlroy hace 5-bajo 65 y lidera el PGA Championship

99
0

TULSA, Okla. – Rory McIlroy estaba más interesado en su propia historia en los majors que en la peculiar herencia de Southern Hills el jueves en el PGA Championship.

Southern Hills ha demostrado ser favorable a los favoritos. En cuanto a McIlroy, no ha logrado superar el par en la ronda inicial 15 veces en los 27 majors que ha jugado desde que ganó el último.

Así que había razón para ese rebote en su paso cuando terminó con un putt de 18 pies para un 5-bajo 65, dándole una ventaja de un golpe al final de un día cálido y ventoso.

Se le preguntó, sí o no, si era el comienzo que quería.

«¿Si o no? No, prefiero tirar a 74 e intentar pasar el corte mañana», dijo. «Sí, mira, fue un gran comienzo. He estado llevando una buena forma. Creo que cuando tu juego se siente así, es sólo cuestión de salir ahí y realmente apegarte a tu plan de juego, ejecutando tan bien como puedas, y sólo permanecer en tu propio pequeño mundo.»

Es un mundo diferente para Tiger Woods, que eligió un camino diferente en una pierna derecha destrozada en un accidente de coche hace 15 meses y que se siente peor en este día que en el Masters el mes pasado.

Tres bogeys en la mitad de su ronda arruinaron un buen comienzo para Woods. Dos bogeys al final le dieron un 74, su peor comienzo en el PGA Championship desde 2015. Y luego se marchó cojeando a una tarde de baños de hielo.

«Simplemente no puedo cargarla», dijo Woods sobre su pierna derecha, lesionada en febrero de 2021. «Cargar duele, presionar fuera de ella duele, y caminar duele, y torcer duele. Es sólo el golf. No juego a eso, si no hago eso, entonces estoy bien».

McIlroy tenía una ventaja de un golpe sobre el ganador de Pebble Beach, Tom Hoge, y Will Zalatoris, que terminó su 66 con un birdie de 30 pies, su cuarto putt de 25 pies o más.

Justin Thomas, tratando de sacudirse una infección de sinusitis y alergias, hizo uno de los cuatro birdies en el hoyo 18 para un 67 en la tarde, cuando los greens tenían más tráfico de pies y la puntuación era más difícil. También con 67 fueron Matt Kuchar y Abraham Ancer.

Leer   Leer más

El comienzo fue justo lo que McIlroy necesitaba mientras intenta poner fin a casi ocho años sin un major, muchas de esas oportunidades condenadas por malos comienzos. Este fue su inicio más bajo al par en un major desde un 5-bajo 66 cuando ganó el PGA en Valhalla en 2014, el último de sus cuatro majors.

En siete majors anteriores en Southern Hills, el ganador tenía al menos una parte del liderato después de la primera ronda y todos los campeones estuvieron en la cima de la tabla de posiciones desde los 36 hoyos hasta que terminó.

Eso es un buen presagio para McIlroy, al igual que su juego. Optó por atacar con el driver, dejándole cuñas a los pares 4 y un hierro 3 a un par de pares 5 que miden 628 yardas y 665 yardas.

«Siento que este campo te permite ser bastante agresivo desde el tee si quieres, así que pegué bastantes drivers y aproveché mi longitud y lo rematé con un buen juego de hierros y un buen putt», dijo.

El campeón del Masters, Scottie Scheffler, tuvo que salvar el par de un golpe de salida en el agua en el hoyo 18 para un 71, su primera vez sobre el par en dos meses.

«No me he disparado a mí mismo», dijo.

Jordan Spieth, que se unió a Woods y McIlroy en un grupo que atrajo a una multitud ruidosa y completamente entretenida, abrió con un 72 en su intento de capturar el único major que le mantiene alejado del Grand Slam de la carrera.

Woods optó por una estrategia diferente a la de McIlroy y Spieth, eligiendo sus objetivos desde el tee con hierros. Eso no funcionó cuando algunos de esos hierros no siempre encontraron la hierba corta.

«Sales ahí y pegas mucho el driver, y si tienes una semana caliente, tienes una semana caliente y estás ahí arriba», dijo Woods. «El juego es simplemente diferente. Es mucho más agresivo ahora, y lo sé. Pero estaba jugando a mis puntos. Si hubiera golpeado la bola con solidez en esos dos hoyos y hubiera puesto la bola en la calle, habría estado bien.»

Leer   Rory McIlroy vuelve a tener a Harry Diamond en la bolsa en el US Open

La diferencia entre McIlroy y Woods fue clara al principio de la ronda. En el hoyo 12, de 461 yardas, Woods pegó un hierro desde el tee que le dejó a 178 yardas. McIlroy golpeó el driver con un ligero fade con la brisa reinante, dejándole 86 yardas. Golpeó el lob wedge a un pie para el birdie.

Ese fue el comienzo de cuatro birdies consecutivos para McIlroy, que incluyó un hierro 6 a 25 pies para su birdie más largo del día en el par-3 14.

McIlroy hizo birdie en los dos pares 5 desde búnkeres junto al green. Golpeó otro gran drive en el difícil par 4 del segundo, dejando un hierro 7 a unos 3 metros.

«Hacer birdie ahí es una verdadera ventaja», dijo.

La mayor preocupación era su pierna. Woods ha dicho que tiene días buenos y malos, y este no parecía uno de los mejores. También es preocupante llegar al viernes con nueve golpes de desventaja con respecto a McIlroy y probablemente tener que luchar para pasar el corte.

El calor -no el calor del horno como en el PGA de 2007 en agosto- y el viento suave propiciaron una puntuación ideal, aunque Southern Hills todavía tenía suficiente defensa.

Veintiséis jugadores de un campo de 156 rompieron el par, sólo nueve de ellos por la tarde. McIlroy tendrá que lidiar con el comienzo tardío del viernes.

«No creo que un campeón de un major aquí haya estado nunca dos dígitos bajo par, así que sabes que las puntuaciones no van a ir mucho más allá», dijo Hoge. «Esto es un suplicio».

John Daly trató de revivir algunos recuerdos a los 56 años y con una barba más larga que la de los golfistas en Southern Hills. Abrió con un 67 en 2007 y estaba 2 bajo en 10 hoyos hasta que se desvaneció al final con cuatro bogeys en sus últimos cinco hoyos para un 72.

Artículo anteriorFitzpatrick quiere aprovechar su oportunidad en Oklahoma
Artículo siguienteGuía del torneo: Farmfoods Scottish Challenge apoyado por The R&A
Soy un ávido cinéfilo, un castaño hiperactivo, juego al golf desde hace sólo 2 años y escribo para los equipos desde hace más de un año, y me apasiona especialmente el PGA Tour