Inicio Noticias PGA TOUR Kevin Na hace 61 golpes para liderar el Sony Open de Hawai

Kevin Na hace 61 golpes para liderar el Sony Open de Hawai

324
0

HONOLULU – Kevin Na sintió un control tan grande el jueves en el Sony Open de Hawai que igualó el mínimo de su carrera con un 9-bajo 61 y aún así encontró razones para estar ligeramente decepcionado.


RELACIONADO: Tabla de clasificación completa | Jim Furyk, de 51 años, hace un ace en el 62 inicial del Sony Open


Tenía la vista puesta en una ronda por debajo de los 60 golpes, especialmente cuando el viento de la tarde amainó, sólo para ver cómo se perdían por poco tres buenas oportunidades de birdie. Acabó con un par salvado desde el búnker en el hoyo 17 y logró un birdie de 1,8 metros en el par 5 del 18.

Eso le dio una ventaja de un golpe sobre Jim Furyk, de 51 años, que sabe lo que es hacer una ronda en los 50. Furyk es el único jugador que lo ha hecho dos veces en el PGA TOUR.

«Hoy lo hice todo bien y mi juego con los hierros fue increíble», dijo Na. «Y te digo que tuve la oportunidad de hacer un 59. Di todo lo que pude. Estoy un poco decepcionado porque mis putts no cayeron, algunos de los buenos putts que pegué no cayeron. Pero sigue siendo una buena ronda».

Fue lo suficientemente buena como para fijarse el objetivo de ganar de forma consecutiva en Waialae. Na también tuvo un 61 el año pasado en la tercera ronda. Ahora tiene cinco rondas en 61 en su carrera en el PGA TOUR.

Este no le dio mucho respiro. Furyk y Russell Henley estaban en 62, con Kevin Chappell y Seamus Power de Irlanda entre los que estaban en 63.

Leer   Actualizaciones meteorológicas: THE PLAYERS Championship

Furyk estaba en la cacería más de un cuarto de siglo después de haber ganado por primera vez el Sony Open. Hizo un hoyo en uno en el hoyo 17 para coronar una gran carrera hacia el final de su ronda.

Furyk estuvo una década sin jugar en Honolulu hasta que regresó el año pasado una vez que se convirtió en elegible para el PGA TOUR Champions de 50 y más años, que comienza la próxima semana en la Gran Isla.

«Estoy tratando de prepararme para este año y ¿en qué me fijo esta semana? Quiero ser competitivo», dijo Furyk. «Quiero competir y ponerme en posición, en la caza, y también quiero tener una idea de dónde está mi juego y en qué quiero trabajar para el año».

Furyk ganó hace tanto tiempo en Waialae que fue un año antes de que Collin Morikawa naciera. El torneo tenía un patrocinador diferente en 1996, y las ventajas de ganar (216.000 dólares por el primer puesto, frente a los 1,35 millones de este año) incluían un pase de United Airlines para dos personas para viajar a cualquier parte del mundo durante un año.

Hubo otros recordatorios para Furyk.

«Jugué una ronda de prácticas con un tipo que me llamaba ‘señor’, y más tarde me preguntó qué era lo que más me gustaba del Champions Tour», dijo Furyk. «Y le dije: ‘Nadie me llama ‘señor». Dijo que su padre se enfadaría con él si no lo hiciera».

En el campo, no ha cambiado mucho. Waialae está en la corta lista de campos del PGA TOUR que no favorecen la potencia total, e incluso después de la fuerte lluvia de hace una semana, hay suficiente rebote y balanceo en los tiros en la calle para que se sienta aún más corto.

Leer   Max Homa y Danny Willett comparten el liderazgo en el Campeonato Fortinet

Furyk abrió con un largo bogey de tres putts, que no proyectó el tipo de día que tuvo en los greens. Hizo un par de putts de 30 pies para birdie temprano, y luego terminó fuerte con putts para birdie de 12, 15 y 25 pies comenzando en el hoyo 14, y luego un hierro 6 para un ace en el número 17.

Na no cometió bogeys y no se estresó. Sus siete birdies y su eagle en el noveno hoyo de par 5 estaban dentro de los 3 metros, y sólo estuvo a punto de hacer bogey en el 17, cuando tuvo que subir y bajar de un profundo búnker a la derecha del green.

Chappell también tuvo un buen comienzo que necesitaba. Su carrera ha sido de arranque y parada desde que se operó la parte baja de la espalda después de la temporada 2018. También se dio cuenta de que era el momento de cuidar algo más que su cuerpo.

«Definitivamente tuve algunas cosas persistentes el año pasado que venían de mi espalda durante todo el año, y un poco al final del año decidí que no estaba bien físicamente, no estaba bien mentalmente y necesitaba tomarme un tiempo», dijo Chappell. «Y así lo hice. El TOUR se ha portado fenomenal apoyándome. Me he centrado en el aspecto mental y, aunque no lo crea, cuanto mejor he sido mentalmente, mejor ha sido mi espalda.

«Ha sido un trabajo muy duro pero ha sido genial».

Artículo anteriorAmanda Doherty: «LPGA Tour, allá voy»
Artículo siguienteProbabilidades de American Express 2022: Jon Rahm se presenta, lo que significa que es un gran favorito
Soy un ávido cinéfilo, un castaño hiperactivo, juego al golf desde hace sólo 2 años y escribo para los equipos desde hace más de un año, y me apasiona especialmente el PGA Tour