You are here:

Golf Internacional

Luke think

Vivid cada día como si fuese el último

Ayer por la tarde saltaba la triste noticia de la muerte repentina del padre de Luke y Christian Donald y he de reconocer que uno de los primeros pensamientos que pasaron por mi cabeza fue una de las frases que Steve Jobs daba en su mítica charla de graduación de los alumnos de Standford: vive cada día como si fuera el último.

Un padre que veía a uno de sus hijos, hace apenas unos días, lograr la victoria en el HSBC llevando la bolsa de Martin Kaymer y que semanas antes también veía como su otro hijo, Luke Donald, conseguía imponerse en la lista de ganancias de ambos circuitos, Europeo y PGA Tour, siendo el primer jugador de la historia en conseguirlo, además de ver su progresión para convertirse en el número uno del mundo.

Hasta este momento, todos habríamos dicho que este era el mejor año de Luke Donald, que además está esperando su segundo hijo, pero no sabemos nunca lo que el destino nos deparará y creo que el ejemplo de Luke Donald, nos puede servir a cada uno de nosotros, para intentar aprovechar cada momento, cada día, para disfrutar de lo que tenemos y de esos pequeños detalles que nos hacen disfrutar. Acordaros de aquello que dice que un mal día en el campo de golf, es mejor que el mejor día en la oficina.

Luke Donald ha tenido, en lo deportivo, el mejor año que nunca hubiera soñado, quizás con el único lunar, de no haber puesto un grande en su curriculum, pero todos sabemos cómo y porque ha llegado al número uno del ranking mundial y el tiempo nos dirá como Luke Donald ha sido capaz de encajar este golpe, pero esperemos que el próximo año podamos ver al Luke Donald de este año, porque ha dado grandes lecciones de actitud y de juego.

Actualización 17:11 Al poco de publicar este post, Luke Donald publicaba este twitt.

En Fuera de Límites | Luke Donald
Más información | Golf Channel



Leer más...

 

¿450 millones de hogares? Los coj...

...Eso, que yo lo siento pero no me creo las cifras que andan circulando por ahí sobre la audiencia en televisión del Andalucía Valderrama Masters:

hasta 450 millones de hogares disfrutaron de su retransmisión a través de la televisión

Si en la tierra habitan 7.000 millones de personas ¿Me puede alguien explicar cómo un evento como el de Valderrama puede llegar a 450 millones de hogares? Sí, sí, si ya sé que hay empresas que se dedican a vender estos estudios, pero otra cosa es que las cifras en las que se basan tengan sentido. Hagamos unas sencillas cuentas jugando con los 450 millones de hogares:

  • Pongamos en cada hogar una media de 2 personas (o sea, matrimonio sin hijos), lo que nos deja que ha impactado (potencialmente) en 900 millones de personas, lo cual significa un 13% de la población mundial.
  • Pongamos ahora en cada hogar a 3 de personas de media (o sea, pareja con un hijo), lo que significa que ha impactado en 1.350 millones de personas, que viene siendo algo más de un 19% de la población mundial.

Teniendo en cuenta que:

  • La mitad, más o menos, del planeta se encontraba durmiendo (o casi) en el horario de retransmisión del torneo.
  • En España lo han emitido en la tele pero que, salvo los abonados del Golf+, ni “el Pipas” se enteró que lo echaban por Teledeporte.
  • Había otro torneo a la vez en Asia, no oficial, pero el cual estaba plagado de estrellas a la caza y captura de una burrada de pasta en premios.
  • Ríete tú de la televisión y de las retransmisiones de golf en zonas hiperpobladas de China, África, Oceanía y Centroamérica y Sudamérica (estoy tentado de escribir España, pero me voy a cortar). Vamos, que aquí tenemos Golf+, pero en Zambia o en la India no creo que se coja bien la señal.

¿Aún sigue pensando alguien que el torneo ha impactado en 450 millones de hogares? Yo tengo claro que no, por mucho que se intente justificar. Si alguien quiere vender humo diciendo que sí y que el impacto de las marcas es tal o cual en base a estas cifras, genial. Yo también diré que mañana lloverá cayendo el agua para arriba.

Por supuesto, como siempre sucede con estas cosas, la noticia ha recorrido redacciones y nadie durante el proceso de “copia-pega” se ha planteado si las cifras son correctas o no. Google muestra los resultados de un panorama que en mi opinión es desolador.

Conclusión: por favor, no perdamos el norte. Si hay que vender estos torneos para que sigan disputándose en nuestro país, hagámoslo con criterio e intentando aportar valor. Si nos dedicamos a vender humo, lo que tendremos será justamente eso: NADA.

En Fuera de Límites | Los actos de la vida personal de Tiger Woods no cuestan 12.000 millones a sus patrocinadores



Leer más...

 
Iron-Golf

Es responsabilidad de todos erradicar las trampas del golf

De forma regular, venimos tratando en este blog el asunto de las trampas en el campo de golf. Ovidio tocaba el tema esta semana, a propósito del poco respeto que tienen algunos por el campo y con las reglas de etiqueta. Por desgracia, no toda la gente comprende al 100% de qué va esto del golf y no capta su esencia, por mucho que se intente desde cualquier frente.

Me preocupa que hoy en día se sigan repitiendo las mismas reacciones de siempre cuando un golfista honrado ve a otro hacer trampas. También me preocupa que se siga haciendo poco desde los clubes y federaciones con esta gentuza, o a veces, que a sus responsables no se les deja hacer nada. De alguna manera, a veces pienso que se son cómplices indirectos de los que no respetan el reglamento. Sí, sí, has leído bien: cómplices del tramposo, porque permiten que campen a sus anchas y no terminan de poner los medios para evitarlo.

Cuando alguien hace trampas en una partida de golf, suelen darse las suguientes situaciones:

Nadie lo ve, así que no pasa nada porque nadie se da cuenta

En realidad, el que hace las trampas sí lo sabe y es consciente de su engaño, así que no podrá tener la conciencia tranquila. Cuando vaya al bar a presumir de sus “grandes” resultados, él sabrá que son falsos y si va mucho el cántaro a la fuente, ya se sabe lo que tarde o temprano acabará pasando: lo van a cazar y su mundo de proezas se convertirá en mofa y befa.

No hay peor cosa que engañarse a uno mismo. Es la forma de vivir más tonta que uno puede pensar. Es muy triste hacer trampas y creer que estás jugando al golf. Si haces trampas, estás jugando a otra cosa, engañándote a ti y a los que participan contigo.

Alguien ve a un tramposo pero prefiere mirar para otro lado

La típica actitud de los “golfistas dipolomáticos”, de no se meterse en líos. Curiosamente, un porcentaje alto de este perfil siempre suele quejarse en corrillos particulares, pero luego nunca da la cara. Conozco taaaaaaantos casos como este, que me aburren. Cuando alguien ve a un tramposo obrar y no dice nada, se está convirtiendo en cómplice de su engaño. Así de claro. Es responsabilidad del jugador de una partida que los demás miembros de la misma cumplan las reglas, sea o no sea el marcador.

Si se permiten las trampas, “para no tener follones”, mal hecho. Se puede comentar el hecho y discutirlo sin violencia verbal, si se hace con inteligencia. En caso de duda, siempre se podrá consultar al terminar la partida, debidamente acompañados de un árbitro o miembro del Comité de Competición correspondiente. Tan fácil como esto, aunque es cierto que algún día te llevas un mal trago seguro, pero es una consecuencia de jugar al golf. Si los tramposos saben que tú ya has denunciado a otro antes, te tendrán miedo y pocos se atreverán a hacer trampas delante de ti.

Veo a alguien hacer trampas y me retiro porque no le aguanto más

Normal que a uno se le saquen las ganas de jugar cuando ve a otro hacer trampas y hacer “la del motorista”, como diría algún amigo mio. Pero marcharse no soluciona nada, ya que lo único que se consigue es darle barra libre al tramposo y dejarle que haga lo que le dé la gana.

Hay que dar la cara y decirle al jugador que le hemos visto hacer trampas. Si no te apetece seguir, te vas, pero es tu obligación como competidor dejar la situación zanjada y aplicar los golpes de penalidad correspondientes. Si no se hace así, el tramposo seguirá campando a sus anchas y nunca dejará de faltar al respeto a los demás golfistas. Hay que actuar.

Los directivos de clubes y federaciones no sancionan, para no tener problemas

Pocos son los directivos de clubes y federaciones que se dedican profesionalmente y se ganan la vida con su dedicación a una entidad de golf, así que es comprensible nadie quiera sancionar y ganarse la enemistad con ningún energúmeno tramposo que le pueda hacer la vida imposible en sus negocios o empleo particulares. Imagínate que te metes con un íntimo amigo de tu jefe, la que te puede caer el lunes en la oficina.

Pero que sea comprensible, no significa que sea lógico. Ser directivo de un club o federación no es obligatorio, siendo una obligación aplicar el reglamento y sancionar a los tramposos, si hace falta, con dureza. Es su responsabilidad, que han asumido voluntariamente y desde este perfil tampoco se puede mirar para otro lado. Si hace falta, se debe escalar el asunto a organismos superiores, como la RFEG.

Recuerdo una vez que vi a un tipo hacer unas “maniobras” extrañas con una bola provisional en un campeonato de empleados de una gran empresa gallega. Todos éramos compañeros de trabajo, pero se ve que teníamos un “listo” en la partida. Cuando advertí la situación discretamente al resto de compañeros de partida, me advirtieron que me andara con ojo, “no vaya a ser un enchufado del amo”. Efectivamente, la gente no quiere problemas personales y mira para otro lado. Yo me dediqué a hacer un “marcaje al hombre”, así que poco pudo “trampear” el delincuente este.

En Fuera de Límites | Decálogo contra las trampas en el golf
Imagen | Leftism/Phill



Leer más...

   

Convocatoria Programa Neo Pro 2012

Formación y ayudas a los jugadores de golf de élite en sus primeros años. Bajo la denominación programa Neo Pro, la RFEG acuerda implantar y dotar un programa, con periodicidad anual, de formación y ayudas a los jugadores de golf de élite en sus primeros años en el campo profesional que facilite su tránsito desde la etapa amateur y posibilite la aceleración en su incorporación a los circuitos mayores.

Leer más...

 
Nags Head Golf Club, North Carolina

¿Dónde está el ranger?

Cada vez que hablamos en Fuera de Límites de aspectos que se podrían mejorar en el golf o de los problemas actuales que tiene, rara es la vez, que no aparecen en los comentarios, la lentitud del juego o la mala educación de jugadores que ni arreglan piques ni rastrillan bunkers.

En esas situaciones son frecuentes también los comentarios sobre jugadores que han conseguido su handicap, pero que poco o nada les han explicado de las reglas de golf o de cortesía en nuestro deporte. Sin embargo, son pocas las veces que nos acordamos de la figura del ranger dentro del campo de golf.

En primer lugar me gustaría explicar que bajo mi punto de vista, un ranger no es nadie o poco puede hacer si los responsables del campo o la junta directiva en los campos de socios no están detrás de él para apoyarlos o si no estos últimos no son los primeros en promover una política poco permisiva sobre el comportamiento de los jugadores en los campos.

El ranger podría ser esa figura que educase a los jugadores, que les recordase en el campo la necesidad de arreglar piques, arreglar chuletas o rastrillar bunkers. También su actuación sería importante para que evitar el juego lento de los jugadores… Y si los jugadores de una manera repetitiva se comportan en el campo de una manera no correcta, lo siento por ellos, pero estaría encantado de que les invitasen amablemente a disfrutar del hoyo 19 en la casa club.

Por mi experiencia, me gustaría que me comentáseis las vuetras, son raros los campos donde el ranger está observando de cerca la conducta de los jugadores en el campo, y menos aquellos que son capaces de llamar la atención a los jugadores por su comportamiento.

Comento todo esto, porque ayer en twitter un jugador de mi club, me hizo recordar un ranger que tuvimos en el Real Club de Golf de Las Palmas y que era la figura del ranger que muchas veces hecho de menos ahora. Observaba de lejos a los jugadores, si arreglaban o no arreglaban piques, si reponían o no reponían chuletas y el tiempo que se tomaban los jugadores en pegar sus golpes. Es más, todavía me acuerdo, de como un día hablando con él, estaba encantado de tener ya un cochito eléctrico, para no hacer tanto ruído y así poder observar a los jugadores en su habitat natural.

El problema no es otro que este tipo de ranger en un campo de socios es complicado, ya que siempre están aquellos jugadores que se creen con muchos derechos y casi ninguna obligación, sin tener en cuenta el daño que sus dejadeces pueden hacer en las vueltas de otras personas que tienen el mismo derecho que ellos a disfrutar de su campo. Y en un campo comercial, el problema es similar, ya que nadie quiere enfadar a un cliente para que así vuelva a pagar el green fee.

Si el sistema relajado de ranger en el campo funcionase estaría encantado, pero la verdad es que cada vez que llego a un green y veo piques sin arreglar me fastidia. Si entro en un bunker con pisadas, me molesto y mucho, por lo que considero que quizás los campos y clubes debieran tener una actitud menos flexible con determinadas formas de comportamiento, al mismo tiempo que sería importante, que su exigencia fuese para con todos lo jugadores y sin excepciones.

Imagen| Candela Images



Leer más...

   
megafox
prolink2

Cabrera Campeon

Bloopers

Los Beneficios del Golf

Golf en Argentina